Novedades

El día del niño, día de promoción y no del consumo

DSC_0022Debido a las elecciones primarias nacionales, el día del festejo del día del niño sufrió cambio de fecha. La modificación no fue propuesta ni realizada por ninguna organización de derechos humanos, ni por ningún ministerio gubernamental. Fue la cámara de comercio del juguete quien marcó agenda, apostando a una mayor facturación.

Mientras, miles de niñas y niños siguen bajo el agua, mientras decenas de cientos de niñas y niños sufren explotación, violencia o maltrato, o se crían rodeados de multipantallas digitales sin la necesaria apoyatura de un adulto para un crecimiento sólido, un día tan especial sigue siendo exprimido por el consumismo desenfrenado que tanto mal impacta en las vidas y el desarrollo de las personas.

Paradójicamente, el origen de este día se dio para reivindicar los derechos, declarados en 1954. Ese año la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó que en todos los países se instituya el día del niño y de la convención de los derechos para recordar, reflexionar y seguir planificando la incidencia de políticas públicas sobre estos derechos.

No se pretende que el tercer domingo de agosto sea borrado de nuestras vidas. Todo lo contrario. Pero es importante saber padres, tíos, abuelos y adultos, que este día también puede aprovecharse sanamente. Cuando se habla de derechos no solo se habla de la búsqueda de soluciones a inequidades extremas o de denuncias de explotación, sino también de la promoción, de apostar siempre a un desarrollo pleno, saludable e integral de todos los niños, niñas, su familia y comunidad. Aprovechemos este día entonces y tratemos de evitar comprar –consumir- juguetes no saludables, no violentos, no sexistas, y desacordes a la edad. Si regala algún dispositivo electrónico, es importante regular su uso y evitar que sea utilizado más de dos horas al día. El juego es un momento clave en el desarrollo de los seres humanos, donde se aprende a compartir, a asumir roles, a tolerar situaciones de frustración, a desarrollar inteligencia desde la fantasía, y a disfrutar y construir con otros. En definitiva, se aprende a ser sujeto de derechos, lo opuesto a ser objetos de consumo del día de la cámara de comercio del juguete.

El día del niño no es el día de un regalo, sino el día de jugar, compartir y disfrutar, a partir de cualquier regalo. Si jugar es un derecho, no lo transformemos en una vulnerabilidad.

Lic.Gastón Gelblung
Fundación Petisos

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Comentario