Novedades

25 años de la CIDN

Se cumplen 25 años de la Convención Internacional de los Derechos del Niño y la Niña, una fecha especial que permite la reflexión, historizar procesos, reforzar aciertos y seguir planteando retos con la mira puesta en el enfoque de Derechos.

En la última semana se llevó adelante el VI Congreso Mundial de la Infancia y Adolescencia en la ciudad de Puebla, México. A diferencia de otros años, esta vez la mayoría de actores allí presentes y en pleno ejercicio de sus derechos, eran niños, niñas  y jóvenes.

El Congreso, luego de tres días de debate, generó un nuevo documento que debe marcar las políticas públicas en infancia y adolescencia, el rumbo de abordajes para todas las organizaciones e instituciones, y principalmente un nuevo llamado hacia los adultos, quien es realmente quien debe ponerse a la altura de las circunstancias.

PREÁMBULO

REAFIRMAMOS, la necesidad de fortalecer el derecho de la infancia y la adolescencia a ser escuchada, teniendo en cuenta su interés superior, así como el garantizar su protección frente a cualquier tipo de discriminación y/o acoso social o familiar. 

DESTACAMOS, que la migración es un fenómeno global del que niños, niñas y adolescentes forman parte, ya sea solos o acompañados. Urge, pues en este sentido una apuesta clara y firme de los Estados que venga a asegurar el desarrollo integral de la infancia y la adolescencia migrante y muy especialmente su derecho a vivir en familia.

AFIRMÁNDONOS, en que en el presente siglo, la meta debe ser la erradicación de la violencia contra los niños, niñas y adolescentes en cualquiera de sus manifestaciones, como la violencia intrafamiliar, el maltrato infantil, el acoso escolar y la violencia sexual.

CONSTATANDO, la urgencia de hacer frente al desafío que supone el panorama de crisis económica globalizada, con las cada vez más alarmantes cifras de pobreza infantil y los peligros que ello acarrea

RECLAMANDO, como un imperativo social repensar y humanizar las instituciones de infancia desde y para los niños, niñas y adolescentes, verdaderos destinatarios y beneficiarios de las mismas  

PROMOVIENDO, una lectura crítica de la Convención sobre los Derechos del Niño que nos ayude a dar respuestas a los nuevos desafíos que nos plantea una sociedad globalizada, donde niños, niñas y adolescentes sean tomados en consideración no sólo como titulares de derechos, sino como verdaderos sujetos activos con facultades de ejercicio autónomo de los mismos, siempre, por supuesto atendiendo a su edad y madurez.      

PROPONEMOS

  1. Instar a los gobiernos a gestionar presupuestos equilibrados y políticas de pleno empleo, a realizar las inversiones necesarias para el acceso a viviendas sociales, cuidado del medio ambiente, educación de calidad, apoyo a las familias necesitadas y demás intervenciones públicas que permitan garantizar los derechos básicos a todos los niños, niñas y adolescentes.
  1. Respetar a las familiaS, con independencia de los miembros que laS integren, basándonos en los valores del amor, cuidado muto y desarrollo positivo que los identifican.
  2. Asegurar a todo niño, niña y adolescente su derecho a crecer y desarrollarse de forma integral en un núcleo de comprensión, respeto e igualdad. La ley no puede seguir generando desigualdades entre los diversos modelos familiares, sociales y los distintos tipos de filiación.
  1. Poner fin a los prejuicios que una sociedad todavía hoy adultocéntrica tiene con respecto a los niños, niñas y adolescentes. La infancia y la adolescencia debe dejar de ser invisible y pasar a ocupar el puesto que les corresponde, sin que ello sea considerado como un ataque frontal a las instituciones tradiciones de poder y autoridad: la convivencia pacífica es posible.
  1. Exigir a los gobiernos la disponibilidad de información fidedigna sobre el cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. El no contar con información veraz sobre el estado de los derechos de la infancia y la adolescencia dificulta enormemente la toma de decisiones y los procesos de monitoreo y rendición de cuentas de las acciones de los gobiernos en materia de promoción y protección de derechos.
  1. Las nuevas tecnologías informáticas crean nuevas oportunidades y también vulnerabilidades sociales hasta ahora impensadas. Debemos exigir a los Gobiernos la toma de medidas para reducir de forma efectiva la brecha digital y avanzar en la sociedad del conocimiento desde la más temprana edad.
  1. Instar a los Gobiernos a asumir una responsabilidad primaria en la protección de niños, niñas y adolescentes de todas las formas de violencia, abuso y explotación en el mundo virtual.
  1. Reclamar la promoción de los espacios virtuales como hábitat natural de comunicación e interrelación entre los niños, niñas y adolescentes (nativos digitales), así como reclamar a los inmigrantes digitales (adultos) su paulatina incorporación para lograr juntos un verdadero cambio tecnológico.
  1. El principio del interés superior de la niña y el niño debe primar sobre cualquier tipo de política migratoria, por ende los Gobiernos deben brindar una protección especial a la infancia y la adolescencia migrante, más allá de su nacionalidad y condición migratoria.
  1. Exigimos a los Gobiernos un rediseño institucional tanto de sus marcos normativos como de sus políticas migratorias para alcanzar con ello un sistema integral de protección a la infancia y la adolescencia migrante que garantice sus derechos y que potencie y facilite la reunificación familiar.

Concluimos afirmando que a los veinticinco años de la Convención sobre los Derechos del Niño restan todavía muchos retos y desafíos por lograr, muchas cumbres que alcanzar y lo que es más importante muchas conciencias que remover. Es imperante que los Estados parte de la Convención de los Derechos del Niño entiendan definitivamente el carácter vinculante de este instrumento internacional así como el reconocimiento de niños, niñas y adolescentes como actores sociales propios. Es por ello que instamos a nuestros gobiernos y a la sociedad en general a redoblar sus esfuerzos, a no tener miedo, y a creer, sobre todo a creer, en que un mundo más adecuado por y para la infancia y adolescencia es realmente posible. Es bien sencillo, ¡sólo depende de nosotros!

Por otra parte, el  Congreso Mundial infantil y adolescente

Se plantea como objetivos:

  • Ser un espacio de encuentro para las redes de niñas, niños y adolescentes organizados. (En escuelas, actividades deportivas, culturales y/o económicas)
  • Contribuir a la construcción de ciudadanía desde la niñez y la adolescencia, y mirarla como un indicador de la calidad democrática de las sociedades.
  • Fomentar la participación de niñas, niños y adolescentes en los debates y análisis sobre sus derechos humanos.
  • Garantizar el desarrollo de mecanismos innovadores de participación infantil y adolescente en diversos países a través de las tecnologías de información y comunicación (TICs)

Fiesta de la Colectividades-31

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Comentario