Novedades

Las obras en Nahuel Hue y Malvinas

Desde este fin de semana más de 600 voluntarios trabajan en los barrios Nahuel Hue y Malvinas para construir 100 casas destinadas a vecinos que allí habitan. El viernes cientos de jóvenes se reunieron en el Gimnasio del Padre Pepe, en el Barrio de El Frutillar, para conocerse, planificar y realizar actividades lúdicas.

Con un ambiente impactante ante tanta energía, solidaridad y militancia, cada cual con su causa única y sin banderas políticas, cientos de jóvenes entre 18 y 30 años arribaron desde diferentes puntos del país a nuestra ciudad.
“Estudie cine y ahora comencé el profesorado en historia. Es muy loco esto de estar acá,  se sienten las ganas de ayudar” -relata Juan Pablo de 25 años, oriundo de Moreno, Buenos Aires-  “Si lo pensás, ver toda esta movilización para venir a hacer algo por alguien que no conocías y que por ahí solo conocerás durante una semana y no volverás a verlo. Es re loco.”

La emoción supera al estoico esfuerzo que implica la construcción para aquellos que no están habituados a este tipo de trabajos. Incluso, muchos de estos voluntarios vienen participando desde hace muchos años. Tal es el caso de Marina, que viajo desde Azul, Buenos Aires: “Es mi cuarta construcción. Me encanta y voy a seguir haciéndolo hasta que por la edad no me dejen más. (Risas). Es difícil explicar lo que sentís, es mucho trabajo, todo el día, compartiendo con las familias y eso. Al final del día terminas muerta, en la escuela donde dormís, podes decir, guau estuvo bueno lo que hicimos.”

Pero no solo han llegado voluntarios desde el resto del país. La causa Un techo para mi país es internacional, y por ello se han podido ver jóvenes de diferentes nacionalidades. Israel, Brasil, Francia, Bélgica y hasta Chile, país donde nació esta ONG. Uno de ellos, de Alemania, relata con un esforzado castellano el porqué de su presencia: “Había planeado mi viaje por la Patagonia y un amigo me conto de esta actividad, así que averigüé para sumarme. Es muy importante que los jóvenes hagamos cosas por los demás, en mi país no siempre se ve esto. Si no haces cosas para cambiar tu país, ¿quién lo hace?”

Muchos se mostraron sorprendidos con las dos caras de Bariloche, aquella que no sale en las postales. Fue una de las conversaciones más escuchadas en el acto inaugural entre los grupos de jóvenes que seguían las actividades planificadas por los organizadores. “Nunca hubiera imaginado que en Bariloche haya tantos asentamientos. Es impresionante, en el viaje de egresados no lo ves” -refería una voluntaria que estuvo hace pocos años en la ciudad festejando su viaje de estudios, agregando además “pensé que estos barrios eran algo nuevo, que antes no estaban, pero ahora enterándome un poco más me doy cuenta que sí, que llevan años y que se vive realmente mal.”

Tomarse un minuto y hablar casi al azar con cada voluntario es algo que emociona y da expectativas de un futuro alentador como sociedad. Cada uno de ellos tiene una historia para compartir y un análisis certero de las inequidades socioeconómicas a las que hay que apuntar.
Felipe, que trabaja en la organización desde hace años y se dedica a realizar relevamientos en diferentes asentamientos del país, concluye que “es impresionante salir y darte cuenta de lo mal que puede estar viviendo la gente y a muy pocas cuadras, ver lo bien que la pasan algunos. Es una injusticia increíble…En Un Techo Para mi País nos preocupamos esto y actuamos en consecuencia.”

Desde el lunes se iniciaron las obras en ambos barrios. Se espera que las primeras 50 se terminen a mediados de la semana para que el fin de semana próximo estén terminadas las cien en su totalidad. El trabajo es realizado en conjunto con Fundación Petisos, quien acercó la iniciativa tras contactos en la ciudad de Buenos Aires, propuesta que fue llevada a los espacios intersectoriales de los barrios donde se sumaron las organizaciones Nutrir y Gotitas de Esfuerzo, junto al Centro de Articulación Territorial dependiente de la Secretaría de Acción Social, y la Red Solidaria de Bariloche.

Equipo de Prensa
Fundación Petisos

Se adjuntan fotos

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Comentario